Harley Davidson Rocker C: Para tipos muy duros

Tiene un aspecto tan atractivo como amenazador. Luego, ya montados en ella, sentimos algo parecido como con su apariencia: por un lado, el placer de conducir un aparato tan singular como éste, y por otro, los… bemoles que precisa llevar un bicho como la Rocker.

La Rocker aporta curiosas soluciones, como el Rockertail (cola o colín de la Rocker), cuya suspensión, tipo Cantilever, queda oculta. El sistema solidariza el conjunto guardabarros-basculante de manera unitaria, con el asiento en voladizo y con otro interesante invento, el Trick-Seat (asiento con truco), que oculta la plaza del pasajero plegada bajo la del conductor. Con todo esto, el propietario de la Rocker C irá algo más elevado que el de la estándar (+19 mm), pero aun así su trasero estará situado muy bajo… como buena custom que esta moto es. Las llantas son de aleación, muy deportivas, y la trasera monta un inmenso neumático 240/40 x 18″ que potencia el aspecto chopper de la Rocker C y que, junto al gran lanzamiento de la horquilla, es el protagonista de esta Harley.

Seguramente ni la propia gente de Harley esperaba que las nuevas Rocker desaparecieran de sus manos, pero esto es exactamente lo que ha sucedido, a pesar de que la mayoría de los compradores tan sólo habían visto estas custom en fotografías y sabían de ella por la prensa especializada. Luego, está claro que esta custom radical, porque la Rocker lo es, ha gustado a la primera, puesto que seguramente ya es -de serie- lo que a muchos aficionados a la marca de Milwaukee les cuesta trabajo llegar a conseguir mediante caras y laboriosas transformaciones. Desde luego que se puede personalizar esta Harley, como todas las de la marca, pero la espectacular base custom-chopper ya viene de fábrica…

El motor que equipa es el Twin Cam 96B, de 1.594 cc, que cuenta con un doble eje de equilibrado, por lo que las vibraciones se han visto drásticamente reducidas. El funcionamiento es dulce y está potenciado por la entrega de casi 12 kgm de par motor a tan sólo 3.200 rpm, un auténtico tractor. El peso -no podía ser menos- excede largamente los 300 kg. Para tipos rudos o chicas muy cachas.

La Rocker despierta admiración. Si la aparcas en un sitio público, siempre habrá más de uno echándole una ojeada; si estás detenido en un semáforo, otros moteros te preguntarán por ella o harán algún comentario sobre lo espectacular que es. Es indicativo que cuando los oteadores llegan a la parte trasera y ven el enorme neumático trasero, que inmediatamente trae a la cabeza la idea de un dragster, les despierta un cierto temor o, por lo menos, respeto.

Recuerdo que circulando por una céntrica calle de Barcelona me adelantó otro motero que frenó casi con brusquedad para situarse a mi altura y contemplar mejor la Harley. Luego soltó un “ufff, qué moto…” y desapareció.

¿Y qué se siente a lomos de tal aparato? Superada la fase inicial de sentirse en posesión de algo muy especial, te das cuenta de que la Rocker pesa muchos kilos y que se agradece, pero que mucho, el llegar tan bien al suelo, así como su ancho manillar. En maniobras en parado o a baja velocidad, la rueda delantera quiere cerrarse por sus radicales geometrías, y eso, en una moto del volumen de ésta, requiere buena fuerza para mantener la dirección recta. Los pies, muy adelantados, servirán de poca ayuda a menos que los tengamos en el suelo, y el cárter izquierdo se empeñará en calentar nuestra pierna si la tenemos en el piso. Nada de eso será una traba para aquellos muchos que ya decidieron que ésta sería la moto de sus sueños.

Aprovechamos para ver cómo funciona el asiento Trick-Seat, que resulta muy simple de accionar, con una sencilla bisagra que levanta el del conductor y otra que bascula el del acompañante, que, eso sí, no estará como en el sofá de su casa.

Para la Ruta 66

Busco una revirada carretera al norte de la ciudad para valorar el comportamiento de la Rocker en curvas, aunque ya imagino de antemano, viendo el concepto de su parte ciclo, que no será lo suyo. A velocidad moderada no hay mucho problema. Debes adaptarte a sus geometrías, medidas y peso, pero pronto te haces a la idea de por dónde van los tiros. La enorme rueda trasera se empeña en demostrarle a la estrecha delantera quién manda aquí, y eso pronto queda claro: empuja a la de delante hacia fuera, y la tendencia, con la ayuda del gran lanzamiento de horquilla, es salir abiertos. Con un poco de adaptación aprendes a adelantar mucho la entrada en curva y a inclinar la moto gracias al ancho manillar, aunque pronto encontrarás el límite al rozar las estriberas fácilmente. Los frenos son realmente justos si te animas y acabas por aumentar el ritmo, aunque luego recapacitas y te das cuenta de que posiblemente ningún usuario de la Rocker C estará llevando nunca el tipo de conducción al que estás acostumbrado con otras motos. La estabilidad en recta es, por el contrario, impecable.

No, esta Harley ha sido creada para que seas el más admirado del bar o de la concentración, para ser el más rudo del barrio; también para hacerte con ella la Ruta 66 de este a oeste de EE.UU. o, en su caso, recorrerte la N-340 o la N-II sin prisa y con una sonrisa en los labios, porque la postura de conducción es siempre relajada y el gran bicilíndrico empuja con mucho par y pocas vibraciones. El cambio cuenta con seis velocidades, cuya sexta queda indicada en la instrumentación si la introducimos. El desarrollo es largo, para hacer grandes viajes con poco consumo y con el motor desahogado. Puedes llegar a sentir cada pistonada del Twin Cam 96B sin que éste pegue tirones. Y excepto al introducir la primera velocidad, cuando suena un fuerte clonc, el resto de marchas van entrando sin dificultad.






Si ya has llegado hasta aquí o ni siquiera eso, ya sabrás qué tipo de moto es esta impresionante y bellísima Rocker C. Seguramente ya era tu elegida antes de leer esta prueba. Pero recuerda que debes ser un tipo (o una chica) muy, muy duro…

Harley Davidson FXDCW SOFTAIL ROCKER C

* A favor
o Impresionante aspecto
o Buen funcionamiento del motor
o Buenos acabados
o Solidez que transmite
o Ingeniosas soluciones

* En contra
o El peso se deja notar
o Las radicales geometrías requieren cierto aprendizaje
o El neumático trasero manda demasiado
o Los frenos son muy justos, especialmente a dúo

Jordi Aymamí
Fotos: Xavier Pladellorens y Santi Díaz (estudio)via:http://www.motofan.com

Anuncios

5 comentarios to “Harley Davidson Rocker C: Para tipos muy duros”

  1. Ernesto Bochas Says:

    tengo una streetglide, una moto ideal, pero como que ya me canso su estilo, y ahora quiero cambiar a una rocker c, aunque no salen las 2012, se que se va a tardar su produccion, eso no importa hay 2011 y menos, en perfectas condiciones, que piensan del cambio

  2. LUIS.A.A.M Says:

    preciosa nada que decir,mi sueño algun dia tener una de esas Dios quiera que algun dia se me cumpla

  3. rodolfo cruz gomez Says:

    esta hermosa la moto. me gustaria saber el color por q es un color bomito. es una chulada de moto.

  4. sandra Says:

    Hola, kisiera saber si el asiento trasero va incorporado en la moto o hay k comprarlo a parte. gracias

    • bikerexcalibur Says:

      Salvo que hayan cambiado los modelos existen dos versiones.La basica y el modelo C que corresponde a esta prueba…Las diferencias son de acabados y el asiento.

      Por lo tanto la respuesta seria:

      Harley Davidson FXDCW SOFTAIL ROCKER C “SI” trae el asiento doble aunque camuflado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: