Archive for the Pruebas Category

Harley Davidson Dyna Wide Glide.Sin pasar desapercibido

Posted in Pruebas on 9 febrero 2010 by bikerexcalibur

¿Qué es lo que afecta en especial a esta Dyna? Pues comenzamos por una suspensión recortada, tanto delante como detrás, con la que se consigue una altura de asiento de 680 mm. Seguimos con un lanzamiento de la horquilla delantera de unos salvajes 34°. Además, las espectaculares piezas de triple anclaje rodean las barras de 49 mm separándolas más de lo normal para crear un aspecto delantero más masivo y musculoso de la normal. Además, el estilo clásico se refuerza con una llanta delantera de acero negro con 40 radios y 21 pulgadas de diámetro.

Ahora llegamos a los manillares de estilo Drag montado sobre torretas negras , cuyo cableado y racores tienen recorrido interno y por lo tanto están camuflados, dejando un perfil impecablemente limpio.

Los espejos retrovisores, el alojamiento para el faro a juego con las torretas, el acabado de la caja de la batería (con una banda cromada con el logo “Wide Glide” moldeado) y el montante del guardabarros trasero también son negras

Otro detalle, que seguro no te ha pasado desapercibido, es el espectacular tubo de escape “Tommy Gun” cromado 2-1-2 de doble salida en el lateral derecho , y la parte delantera del depósito se ha elevado 19 mm para reforzar el espíritu “chopper” de esta Wide. También el guardabarros trasero está recortado, al mejor estilo clásico para que la goma 180/60 trasera resalte aún más.












Puedes leer el reportaje completo de David G. de Navarrete en:
http://motos.autocity.com

CVO Softail Convertible

Posted in Harley-Davidson, Pruebas on 7 febrero 2010 by bikerexcalibur






# La motocicleta 2010 CVO Softail Convertible de Harley-Davidson para 2010 tiene doble personalidad. Con su carenado compacto, su parabrisas ahumado para protegerse de los elementos y alforjas recubiertas de cuero, el CVO Softail Convertible es una máquina de carretera refinada y preparada para una escapada de fin de semana, con pasajero sujeto cómodamente gracias al amplio asiento trasero y el respaldo acolchado. Y porque cada uno de estos componentes se puede desmontar de forma rápida, el CVO Softail Convertible puede desnudarse para poner al descubierto un alter ego. En pocos minutos se convierte en una cruiser, con su agresivo asiento monoplaza con una atrevida pintura, en cromo brillante, líneas suaves y motor macizo, lista para recorrer las calles con estilo.

Diseñada como una motocicleta “dos en uno”, la CVO Softail Convertible se puede configurar para conducirse todo el día, para un viaje de dos pasajeros o para uno solo simplemente añadiendo o quitando los componentes clave, cada uno de los cuales se puede retirar o instalar sin herramientas.

Basada en la plataforma Softail de Harley-Davidson, el CVO Softail Convertible se caracteriza por un diseño de suspensión trasera que imita las líneas claras de un bastidor hardtail de época, pero ofrece el confort de la suspensión moderna oculta bajo el chasis. El motor con inyección de combustible Screamin’ Eagle Twin Cam 110B V-Twin proporciona al CVO Softail Convertible una potencia extraordinaria y un rendimiento sensacional.

Características principales del CVO Softail Convertible
# El motor Screamin’ Eagle Twin Cam 110B con 1.803 cc, ejes de equilibrado y fijación rígida al bastidor, tiene un potencia de 131 Nm de par a 2.500 rpm. La transmisión de seis velocidades Cruise Drive presenta una quinta marcha nueva de corte helicoidal.
# Nuevo carenado compacto desmontable con parabrisas ahumado.
# Nuevas alforjas recubiertas en cuero desmontables con adornos ocultos de búfalo genuino.
# Nuevo asiento de cuero personalizado y asiento de pasajero desmontable con adornos ocultos de búfalo genuino.
# Nuevo arco y en el respaldo desmontable con adornos ocultos de búfalo genuino.
# Nuevas ruedas de aluminio cromado de 18’’, con un piñón cromado a juego y discos de freno flotantes, todo ello Stinger.
# Nueva combinación de cuenta kilómetros digital y tacómetro analógico.
# Nuevo guardabarros trasero amplio totalmente cubierto y guardabarros delantero recortado.
# Nueva consola del depósito de dos piezas cromada y en color a juego.
# Nuevo neumático radial trasero 200/50R18.
# Suspensión trasera rebajada.
# Empuñaduras, plataformas, estriberas de pasajero, palanca de cambios, pedal de freno y espejos de la colección Rumble Collection.
# Pintura personalizada en tres juegos de colores, con bastidor de color haciendo juego, basculante, adornos en el bastidor y depósito de combustible: Inferno Orange y Vivid Black con gráficos Silver Braze. Abyss Blue y Sapphire con gráficos Silver Braze. Crimson Red Sunglo y Autumn Haze con gráficos Metal Grind.

La CVO Softail Convertible de 2010 se montará en las instalaciones de Harley-Davidson York Vehicle Operations, en York, Pensilvania, EE.UU por un equipo técnico especial y la producción se limitará aproximadamente a 2.500 unidades para todo el mundo.
Texto de solomoto30
Imágenes: Harley-Davidson

YAMAHA SPORTSTER

Posted in Pruebas, Yamaha on 19 enero 2010 by bikerexcalibur

Sí, no nos hemos equivocado, no estamos hablando de la Harley. A esta 950 la podemos considerar como la más “deportiva” de su familia, y posiblemente del segmento. Esto se debe a que Yamaha le quería dar un toque de agilidad adelantando el motor en el chasis doble cuna de acero para cargar más peso en la rueda delantera y mejorar así el “feeling” de la dirección. Esto se nota también en las llantas, que presentan un aspecto aligeradísimo digno de cualquier deportiva, de 18 pulgadas de diámetro y 130 de anchura de neumático delante, y 16 con un buen 170 respectivamente detrás. Esto es responsable también de la agilidad y estabilidad de las que ya hemos hablado, lo que lógicamente redunda en unas interminables arrastradas de las plataformas en cualquier curva, porque realmente sorprende lo bien que se tiene esta Midnight en plena trazada para ser una custom.




El resto del amplio reportaje editado por David García de Navarrete con fotografías de Miguel Méndez lo puedes leer en http://www.arpem.com

HARLEY DAVIDSON ROAD KING CLASSIC

Posted in Pruebas on 14 enero 2010 by bikerexcalibur





La Reina de la Carretera. Su nombre lo dice todo, y es que los americanos son los reyes de los nombres impactantes y atractivos, porque no me digas que entre decir “tengo una Road King”, o “me he comprado una Softail” a soltar “Mi HZR es muy bonita” ó ”me voy a dar una vuelta en mi KSXR” no hay una diferencia importante. Los nombres de las Harley dejan bien a las claras ante qué nos encontramos. Si las Sporster con las “sport” de la marca, las Springer las que tienes los dos preciosos muelles bajo el faro en lugar de horquilla convencional, las Road King son las que han dominado las largas cintas de asfalto que recorren Estados Unidos desde hace décadas. Bueno, las de los “States” y las de todo el mundo, porque la fiebre custom se ha extendido por todo el globo más que la porcina.

Como siempre en Harley, la estética es fundamental, y si hablamos de las grandes Big Twin, mantener las líneas retro que parecen no haber cambiado desde los 50 es la pieza clave para ganarse y continuar con su estatus de clásica. En cambio, la técnica es otra cosa. Los tiempos evolucionan, los gobernantes hacen cada vez más severas reglamentaciones anti emisiones por lo que no queda más remedio que, efectivamente, seguir con ese clasicismo inherente al modelo, pero bien entendido. Es decir, continuar con la estética y las bases clásicas, pero aplicando tecnología para que sea cada vez más segura, más efectiva y más “ecológica”.

David García de Navarrete ha realizado una prueba de esta moto que seguro te interesara…
Para ello te dejo el enlace a arpen.

http://www.arpem.com

Harley Davidson Fat Boy Special Una Harley Davidson Fat Boy con un toque Special

Posted in Pruebas on 1 enero 2010 by bikerexcalibur

La conocida y llamativa Harley Davidson Fat Boy tiene este año una versión Special, que le da un toque de exclusividad con respecto al modelo básico gracias a unos pequeños cambios. El tamaño, su conseguida estética y su buen comportamiento la preceden.





La Harley Davidson Fat Boy es uno de los modelos mimados por Harley Davidson y queridos por el público, y ahora, de cara a 2010, llega en versión Special. La marca norteamericana tiene una gama tan variada dentro del mundo custom que parece no tener rival y aun así siempre está trabajando en darle retoques a su gama para seguir al día. También es cierto que algunas veces los cambios afectan a pequeños elementos de la carrocería, que tienes que ser un experto para diferenciar, como sucede en la moto que nos ocupa. Por otro lado los amantes de las motos de Milwaukee son unos apasionados seguidores capaces de diferenciar un tornillo de otro.

Mola

Aunque el gusto por las motos es algo tan subjetivo como la contemplación de un cuadro, una fotografía, una escultura, etc., esta Harley Davidson Fat Boy Special llama mucho la atención. Su musculosa figura, con llantas lenticulares, depósito ancho y un frontal poderoso, está implícita en su nombre, aunque más que Fat Boy tenía que ser Muscle Boy… Esta versión destaca por la utilización de un manillar tipo Beach y los escapes shotgun con silenciadores independientes superpuestos, que en este caso tienen los colectores acabados en negro. El asiento es más estrecho y en la carrocería hay un nuevo logo en el depósito y cambian los protectores de la horquilla, sin olvidar la quinta marcha helicoidal.

La Harley Davidson es una moto de buen porte y moverla en parado requiere esfuerzo o buena técnica, aunque en marcha como veremos luego esta sensación desaparece. En cuanto pones los pies en las cómodas plataformas de media luna y agarras el corto manillar adquieres una postura que te hace sentir entre malo y cachas, aunque no seas ninguna de las dos cosas…

Los que se hayan subido en una Harley Davidson Fat Boy antes entenderán de qué hablo, los demás tendrán que acercarse al concesionario. Por pequeños detalles como estos entiendes el encanto que tienen estas motos, que han sido lo que las ha mantenido vivas y ha avalado su éxito. La vista recae sobre un cuadro típicamente Harley, que mediante un botón ofrece varios datos en su pequeño panel digital, y sobre el también habitual mando de contacto. Flanqueando estos dos elementos hay dos tapones cromados, uno del depósito y el otro es el indicador de nivel de gasolina. El tacto de los mandos es bastante refinado, destacando el del embrague, que gracias a la funda de teflón del cable tiene poca fricción y no hace falta apenas fuerza para accionarlo.





Una vez iniciada la marcha sorprende porque sus 330 kg en lleno se mueven con mucha más facilidad de lo que pueda parecer y es que al ser baja es estable al circular despacio. Además, en ciudad se agradece el giro del manillar, que te facilita las maniobras. La postura, que no es tan radical como en otras custom, te permite hacer suficiente presión sobre el manillar y los estribos para cambiar moverte con soltura incluso a velocidades que no son usuales en este tipo de motos, pero que por otro lado alcanza con facilidad. La moto se siente firme a alta velocidad y eso es un gran virtud teniendo en cuenta su diseño.

Te puedes animar en las curvas, si bien el temprano roce de las plataformas te hace bajar el ritmo. También es cierto que aunque roza pronto comparada con una moto media, lo hace más tarde que muchas motos de su segmento. La frenada, confiada a un disco de 292 mm en cada tren, es correcta, pero se echa de menos un poco más de potencia en el equipo delantero. El trasero por su parte ayuda lo suyo, al tener bastante peso sobre esa rueda.

Poder equilibrado

La última remodelación que sufrió la Harley Davidson Fat Boy, hace dos años, le sirvió para equipar el Twin Cam 96B, que además de por su mayor cilindrada se caracteriza por sus dos ejes de equilibrado. Como sabrás la misión de estos elementos es reducir las vibraciones que emite el bicilíndrico y se ha conseguido en gran medida. Algunos echarán de menos el traqueteo del Twin Cam 96, pero lo cierto es que el confort de marcha es elevado y a ralentí no hay molestas vibraciones.

En aperturas totales del acelerador y a altas revoluciones se notan los pulsos del motor en el trasero y los puños, aunque no es nada del otro mundo. Sus casi 12 kgm de par, que además entrega apenas superadas las 3.000 rpm, permiten utilizar el motor en cualquier marcha desde muy bajo régimen. Las relaciones de cambio son muy largas de modo que puedes ir en tercera desde una velocidad poco elevada hasta 120 km/h y cuenta con una sexta «overdrive» (muy larga), destinada a viajar con comodidad. Así que la conducción a sus mandos es suave y relajada, acompañada del personal sonido de los escapes shotgun. Pero si quieres acelerar y estiras el motor, la Fat Boy responde con alegría y contundencia. Esa curva lineal de par hace que la potencia se transfiera siempre con suavidad y hay una buena motricidad en cualquier circunstancia.

El motor desprende calor, algo que en estas fechas se agradece o pasa inadvertido, pero que en verano no es tan recomendable. El cambio hace algunos «cloncks», si bien su manejo es cómodo con el pedal punta-tacón. La llave con sensor de proximidad es práctica en la mayoría de las situaciones pero puede dar lugar a situaciones curisosas, como la de unos compañeros que se cambiaron las motos pero no las llaves. Al llegar a su destino y apagar los motores se dieron cuenta que no arrancaban ninguna de las dos, y es que al alejarte de la moto no se desconecta pero luego te impide ponerla en marcha de nuevo. Imagínate sus caras cuando apretaban el botón de arranque separados unos 30 km el uno del otro. Una tercera persona tuvo que hacer de mensajero y poner cada llave en su sitio… Así que hay vigilar donde la ponemos. Anécdotas aparte, la Fat Boy Special es una Harley poderosa, por diseño y prestaciones. Los cambios en su carrocería y en el manillar son los justos para darle un toque especial…

Prueba realizada por el equipo de http://www.motociclismo.es

Los accesorios Harley-Davidson reinventan la legendaria Cross Bones

Posted in Noticias, Pruebas on 18 diciembre 2009 by bikerexcalibur

Nada supera la vieja escuela. La Softail Cross BonesTM sigue los consejos del pasado sobre diseño y se reinventa con su variedad de accesorios, provocando una experiencia de conducción terriblemente divertida

La Cross BonesTM se reinventa año tras año, consiguiendo convertirse siempre en una motocicleta que atrae todas las miradas.

Modelo versátil por su capacidad de customización, ha representado durante el 2009 el concepto Dark Custom de Harley-Davidson junto con cinco modelos más. Negra hasta los huesos, este año la Cross BonesTM ha reflejado el espíritu más libre, la actitud más transgresora y el lado más oscuro de la compañía americana. Para el 2010, la camaleónica Cross Bones™ sigue reinventándose, presentando infinidad de posibilidades custom. Su transformación más cool es la que le confieren los accesorios retro y el color shop (kit de pintura) verde oliva, adquiriendo realmente una elegancia y clase únicas del pasado.

Estilo y sensación hardtail clásicos, combinados con lo último en tecnología, para ofrecer una conducción a plena potencia con el más puro de los espíritus custom. Así es la Cross Bones™ de Harley-Davidson.

Con un diseño aerodinámico y detalles limpios, la Cross Bones™ pertenece a la familia Softail® de Harley-Davidson, creada para rememorar los tiempos de las motocicletas Harley® hardtail, en la que sus pilotos solían eliminar la suspensión trasera para sentir toda la fuerza de la moto en el asiento.

En este sentido, la Softail® Cross Bones™ se ha diseñado siguiendo el legado histórico, y oculta perfectamente los amortiguadores traseros para conseguir la bellísima estética retro y todo el refinamiento que cualquier amante de las dos ruedas espera de una motocicleta actual.
Via:http://www.motosonline.net

Royal Enfield Bullet Electra EFI: Té de la India

Posted in Pruebas, Royal Enfield on 16 diciembre 2009 by bikerexcalibur

En un mundo de prisas y crisis, de modas, novedades y tecnologías punta, qué bueno es poder tomarse un respiro, disfrutar de un paisaje y saborear una humeante taza de té… de la India.

Esta bella y personal Royal Enfield Electra, una moto que te devuelve las sensaciones de marcha, de disfrutar de un paseo en moto y hasta el placer de sacarle brillo un domingo mientras tus vecinos te miran con curiosidad y cierta admiración.

El sonido de su motor recuerda al de un tractor Pasquali. Algo así como un poto-poto-poto lento, agradable y viril. El responsable de ese sonido es un monocilíndrico de carrera larga –nada que ver con cotas de motores actuales–, evidentemente, refrigerado por aire y con una baja compresión que le otorga una gran dulzura y una gran longevidad mecánica, así como una potencia justita… La unidad probada utilizaba inyección y un pedal de cambio con talonera. Cambio que, por cierto, es suave, lo mismo que el embrague. Otra nota folklórica la pone la palanca de arranque, situada en el lado derecho de la moto. Y es que el tema del arranque eléctrico es una modernidad de hace poco.

Vaya, una Royal Enfield, toda una institución… Una marca que comenzó su actividad en Reino Unido en 1831 construyendo bicicletas y trasladó su producción a la India –antigua colonia británica– el siglo pasado.

La Bullet Electra EFI con la que contamos incluía dos asientos con muelles, del tipo bicicleta, en lugar del más tradicional asiento corrido. La banderola con el logo de la marca, pintado a mano –todos los logos y filetes de las Enfield se pintan a pincel–, sobre el guardabarros le daba un adorable aspecto, todavía más retro si cabe. También se puede optar por asiento individual de muelles y una parrilla portabultos en lugar del espacio para el pasajero.

El chasis de acero tubular es el mismo que se fabricaba hace 50 años, de probada robustez –durante la Segunda Guerra Mundial se lanzaban Enfield en paracaídas desde aviones, sin problemas– y la instrumentación es de lo más simple, con un velocímetro a la vieja usanza: un simple odómetro, ni parciales
ni puñetas. Unos testigos de luces, punto muerto, intermitentes, reserva y chequeo del motor conforman toda la información de la Bullet Electra.

La versión actual también equipa un disco delantero en lugar de tambor, y es que ante todo, seguridad… No es lo mismo una cosa que la otra.

Las ruedas son también de otros tiempos, con unas llantas de 19″ delante y detrás, sobre unos estrechos neumáticos Avon –nada que ver con los cosméticos– que le otorgan un comportamiento curioso, que no malo. Los Avon funcionan correctamente y dan cierto margen de confianza.
LA ALTERNATICA
Hay mucha gente que no quiere caer en los populares y populistas scooter, tremendamente prácticos… y poco más. Muchos personajes singulares, como diseñadores, estilistas o arquitectos, por poner algunos ejemplos, buscan siempre ese algo diferente, con personalidad, que se distinga y los distinga entre la masa. Sin duda, la Bullet Electra tiene poco de convencional y no pasa en absoluto desapercibida, pero ¿puede ejercer las funciones de moto ciudadana y cotidiana?

Pues dejando de lado que no estamos hablando de un pequeño scooter, la verdad es que sí. El peso de la Royal Enfield es inferior al de un megascooter y gira una barbaridad. El motor y el cambio son muy suaves, y gasta como un mechero. Se llega bien al suelo con ambos pies y no será un problema para los menos altos o para las chicas a las que les guste esta clásica. La versión probada equipaba palanca de cambio con talonera, y la verdad es que cuando te habitúas a ella es la mar de cómoda y no estropea los zapatos. En cuanto al equipaje, siempre se puede sustituir el asiento trasero por una amplia parrilla o ponerle un par de alforjas en las que quepa el portátil o el maletín de trabajo.

En las salidas de GP que son hoy en día los semáforos –al menos los de Barcelona–, la Bullet Electra no conseguiría llegar a la primera curva, o siguiente semáforo, en primera posición, como hace Dani Pedrosa con su RC212V. El motor de la moto hindú es perezoso a la hora de acelerar; su larga carrera y un volante de inercia que presumiblemente debe ser del mismo tamaño que el de un Mack o Kenworth le hacen subir lentamente de vueltas, y la mayoría de las motos y scooter de más de 125 cc la dejarán atrás en los primeros metros, aunque luego pueda alcanzar a alguno de ellos. Bueno, el objetivo de dejar atrás a los coches sí lo conseguirá sin problemas, a menos que se trate de un F-40, y atraerá casi tantas miradas como el potente Ferrari que vale un millón de veces más. La relación miradas-precio es muy favorable en el caso de la Royal.









Viajar como antes

Con una moto como ésta, las posibilidades deportivas están limitadas y tampoco tienen mucho sentido, aunque se pueda llegar a conseguir una conducción ligera si nos aplicamos.

Con una carretera muy retorcida y si el asfalto no está en muy buenas condiciones, la Electra se sentirá fuera de su terreno. No, esta moto es para que invites a tu pareja y la lleves a desayunar al Montseny o a la Sierra con un relax absoluto, disfrutando de la carretera, del paisaje y, por supuesto, de la moto.

Y esto es lo que me pasó cuando salí una mañana muy fría a dar una vuelta con la Royal Enfield. Me fijaba en el paisaje, en el tráfico de la carretera, oía al monocilíndrico petardear bajo el depósito con menos vibraciones de las que había imaginado al principio. Un crucero de 110 km/h es lo más indicado para ella sin que notes sufrir el motor; para carreteras y autovías es suficiente, y en autopista deberemos sumarnos a los usuarios del carril derecho, la excusa perfecta para abandonar esta vía rápida lo antes posible y disfrutar de la ruta, concentrándote en las cosas verdaderamente importantes: lo agradable de su conducción, lo fácil que es de llevar y cómo te permite vivir el viaje de manera totalmente relajada. ¡Ah! Y con un consumo digno de un Zippo: 3,7 litros a los 100 km.

Ya lo sabes. Si eres un inconformista y estás harto de que todas las motos se parezcan, así como de estar inmerso en una carrera de tecnología y prestaciones sin fin, esta Royal Enfield te proporciona ese alto en el camino, esa taza de té caliente que hay que degustar despacito…
Via:http://www.motofan.com